Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Localización ..................


Conoce nuestro pueblo:
...............................................
HISTORIA

El término de Dos Aguas ya estaba habitado hacia la mitad del VI milenio anterior a nuestra Era, como demuestran los niveles más profundos, epipaleolíticos, de la Cueva de la Cocina. Esta cueva, de grandes dimensiones, se halla en un recodo del barranco del Cinto de la Ventana, en la partida de la Canal, y muestra una continuidad de vida que va desde el Epipaleolítico hasta el Neolítico avanzado o, quizá, como ha apuntado el profesor Javier Fortea, hasta un momento ya típico del Eneolítico. Quizá los ocupantes de esta cueva, o sus contemporáneos de alguna otra cercana, serían los autores de las pinturas rupestres de los inmediatos abrigos del Cinto de las Letras y del Cinto de la Ventana, pinturas que se realizaron sin duda en dos momentos distintos, uno que podría coincidir con los finales del Epipaleolítico o comienzos del Neolítico y otro a finales de éste o ya durante los primeros tiempos de la Edad de los Metales. Cercano a estos abrigos, se halla otro, en la cuesta de las Víboras del barranco de Falón, conocido por Covacha de las Cabras, con figuras humanas y cabras, descubierto en 1962.

Pocos son los datos que conocemos de épocas más modernas: unas cerámicas lisas y unos sílex, en el cerro de la Ventolera, quizá pertenecientes a un poblado de la Edad del Bronce.
..............................................................................................................................

Orígenes e historia del pueblo.- Dos Aguas no figura en el repartimento de la conquista, aunque se supone que su origen debió estar en la época musulmana. Fue uno de los pueblos que se unieron a las rebeliones de Al Azraq. En 1325 fue comprado por Francisco Scribe. En 1349 pasó a poder de Raimundo Castellano y más tarde a Antonio de Vilaragut y a la familia Roiç de Corella. Fue cabeza de baronía y posteriormente del marquesado de su nombre, que comprendía las poblaciones de Ontanell, Cortes de Pallás, Roaya, Boxet y Millares, de las que actualmente sólo subsisten como municipios Millares, Cortes de Pallás y Dos Aguas, siendo su primer titular Ginés de Perellós.

A la expulsión de los moriscos hubo una gran revuelta, quedando en el término solamente 12 casas habitadas por cristianos. La población fue creciendo a partir de entonces; había unos 150 habitantes en el año 1646, 380 en 1713.
Al final del siglo XVIII, podemos ya citar una referencia muy concreta sobre el pueblo de Dos Aguas: las Observaciones de Cavanilles, el famoso botánico que anduvo por todos los rincones de la tierra valenciana. Dichas observaciones, por su marcado interés histórico, las he transcrito tal y como fueron redactadas por su autor:

En el año 1826, Dos Aguas constaba de 142 vecinos y 498 habitantes. Sus productos eran trigo, cebada, maíz, seda y algarrobas. Más datos tenemos de la década de los cuarenta de ese mismo siglo, aproximadamente hacia el año 1845, en el cual, Dos Aguas constaba de 150 casas, por lo general pequeñas, con calles desniveladas, algunas de ellas, intransitables. Su reducida plaza estaba situada en el centro del pueblo, frente a la iglesia parroquial, la cual estaba advocada a Nuestra Señora del Rosario, servida por cura propio. El terreno, según datos de la época, era montañoso, sumamente áspero y pedregoso de modo que no se podía labrar ni la centésima parte de él. Por lo general se destinaba a pastos, convirtiendo el monte en carbón, sin "dejar criar leñas para maderas". La porción que se cultivaba era regularmente productiva fertilizándose de las agual de algunos manantiales, principalmente de la fuente de San José, que según constaba en los archivos consultados, distaba a un cuarto de hora del pueblo.


............................

Situación Geografica


Haga Click para agrandar...................


Explotación Apícola A. Sanz,
apisanz@apisanz.com